LAS PISCINAS DE SPA CLIMATIZADAS: RECUERDOS DE SENSACIONES

February 28, 2018

 

Las piscinas de SPA climatizadas poseen una temperatura y un ambiente tan agradable durante todo el año que pueden llegar a recordarnos a la calma, el calor y la seguridad que sentíamos en el vientre materno. 

 

“Ese agua, ese el líquido amniótico que baña y mece al feto, que anuncia el nacimiento con la rotura de aguas; el primer baño de aclarado, seguido por el primer reflejo del niño de succión, para poder alimentarse del líquido materno” (Potel, 2003).

 

Las piscinas de SPA climatizadas como la de THERMAL SPA de ANURA en Torredembarra, donde CUKÚA ofrece cursos de psicomotricidad acuática, nos permiten recibir a los más pequeños en el agua, pudiendo empezar con esta experiencia a partir de los 4 meses ¿Qué lo hace posible?

 

PISCINAS SPA CLIMATIZADAS

  • Con una temperatura del agua mayor a 32ºC, son un medio privilegiado para el aprendizaje de experiencias acuáticas del bebé. El SPA de ANURA,  una de las instalaciones en las que trabajamos, aporta calor al cuerpo del bebé, permitiéndole sentirse envuelto por la calidez del agua y las manos de su madre.

  • La temperatura ambiente es siempre 2 grados superior a la temperatura del agua, encontrándose a 34ºC o superior. Esta sensación del ambiente nos provoca la relajación de todo nuestro cuerpo y nuestra mente, permitiéndonos tener un espacio íntimo en el que dedicarnos plenamente a nuestro hijo.

  • La relajación que sentimos nos permite transmitir cariño y seguridad al bebé viviendo ambos un tiempo de calidad en base al placer que nos relajará y conectará, en un cuerpo a cuerpo con el agua como mediador.

RELAJACIÓN Y FLOTACIÓN

Una vez el bebé y su mamá o papá están relajados, conectados y con confianza, podrá empezar a flotar...

 

 

La flotación es una actividad acuática que, junto a otras habilidades sensoriales y motrices, enriquece su experiencia en la tierra. Veamos los primeros desplazamientos del bebé en tierra; en posición supino (boca-arriba) empezará a voltear a un lado y a otro, a arrastrarse, a gatear y más adelante conquistará la marcha. En todo este proceso vital de suelo, la flotación en el agua es un complemento a través del cual el equilibrio y el control postural pueden adquirirse con más seguridad gracias a las propiedades del medio.

  • La flotación nos permite mantener una posición estable en el agua, con la toma de las manos de mamá o papá, que progresivamente irán dando más autonomía, confiando en el movimiento del niño como habilidad para estabilizarse.

  • Mejoramos el tono muscular y la favorecemos la extensbilidad del bebé, gracias a las fuerzas de presión hidrostática y a la resistencia hidrodinámica, propiedades físicas del agua.

  • Además de tener una mejor percepción de su cuerpo, conocerá cómo modificar el medio, desplazándose ejerciendo más o menos fuerza, y viceversa, adecuar su cuerpo para equilibrarlo a las modificaciones del medio acuático.

Las piscinas de SPA climatizadas permiten que se fortalezca esa dialéctica entre el bebé y su vínculo afectivo, sintiéndose envueltos por la misma piel: el agua.

 

BIBLIOGRAFÍA

Suriol Puigvert, N. (2013). ¡Bebés al agua! Jugar, flotar, nadar. Barcelona: Luciérnaga.

Potel, C. (2003). El cuerpo y el agua. La mediación en psicomotricidad. Madrid: Ediciones Akal.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

BENEFICIOS DE LA PSICOMOTRICIDAD EN SALA

September 12, 2018

1/4
Please reload

Entradas recientes

December 26, 2018

February 28, 2018

Please reload

Archivo