¿CÓMO SON LAS SESIONES DE CUKÚA?

February 28, 2018

En las sesiones de Psicomotricidad Acuática de CUKÚA, los espacios, los tiempos, los materiales y los juegos están creados para fomentar la capacidad de actuar, de comunicar y de pensar.

 

La relación que se establece con el agua puede verse enmarcada desde muchos ángulos. Cómo se presente el espacio, la duración de las sesiones, la estructura de las mismas, lo que se quiere conseguir y cómo se transmite, son los factores que marcarán la diferencia.

 

En las sesiones de CUKÚA hay tiempo para pensar y actuar, para esperar y relajarse, para comunicar y relacionarse y para integrar la experiencia vivida.

 

Una sesión de Psicomotricidad Acuática de CUKÚA se estructura en los siguientes tiempos y espacios, teniendo un tiempo total de 40 minutos:

 

 

LA BIENVENIDA

 

Vamos a adecuarnos a los cambios en el ambiente, queremos tomar conciencia del lugar en el que estamos y anticipar a nuestro hijo de lo que vamos a hacer. Recordaremos logros de las sesiones anteriores y planificaremos nuestras acciones en la piscina.

 

¡AL AGUA!

 

Siempre entrarán primero los padres y después los niños, interiorizando de esta manera pautas de prevención. Invitaremos a entrar al agua, jugando y respetando la voluntad y los ritmos de cada uno.

Una vez en el agua, acompañamos a nuestro hijo en sus experimentos acuáticos. Las psicomotricistas nos mostrarán distintas estrategias mediante las que transmitiremos la seguridad que necesitan.

Tomaremos consciencia de la manera en la que sostenemos, ofreciendo un punto de apoyo en su flotación que no limite la nueva relación entre su cuerpo y el agua.

Les ayudaremos en los ejercicios para trabajar el tono muscular, el equilibrio, la respiración... dando pequeños pasos hacia su autonomía en el agua. ¿Cómo? Confiando en sus capacidades, dando tiempo y espacio para que piensen, se comuniquen, actúen...

 

A través de un gran abanico de estrategias lúdicas adaptadas a cada momento evolutivo, experimentaremos, aprenderemos, nos relacionaremos y nos comunicaremos. Alternaremos actividades padre-hijo con los juegos en grupo, en los que la relación y la comunicación nos ayudarán a evolucionar desde la diversión.

Pero lo más importante ya lo tenemos. Es nuestra presencia, nuestra voz, nuestra mirada, nuestra escucha... dedicar un tiempo para compartir la experiencia con tu hijo.

 

 

LA RELAJACIÓN

 

Para acabar con la sesión en el agua y pasar de una actitud activa, con mucho movimiento corporal, a una actitud de escucha y atención, a un cuerpo en pausa que sea capaz de esperar, de pensar, de recordar... necesitamos relajarnos.

Sabemos que cada uno necesita su tiempo, para ello les facilitamos la adaptación al cambio de estado con canciones, balanceos, música relajante, cambio de luces, túneles mágicos...

 

LA NARRACIÓN

 

¿Alguien quiere contarnos qué ha hecho hoy? ¿Ha descubierto algo nuevo debajo del agua y quiere compartirlo? ¡Es el momento de la narración! El momento de representar con palabras lo que hemos experimentado. Podrán centrar toda su atención cuando les contemos un cuento en el que se sientan identificados. O incluso… ¡convirtamos en cuento lo que ellos mismos están viviendo!

 

CUKÚA respeta los tiempos, el momento de cada uno y sus ritmos. Por ello presentamos una estructura en la que todo esto sea posible. Para que desde la seguridad y confianza en ellos mismos, puedan aprender disfrutando.

 

Pero sobre todo...¡Sin prisa!

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

BENEFICIOS DE LA PSICOMOTRICIDAD EN SALA

September 12, 2018

1/4
Please reload

Entradas recientes

December 26, 2018

February 28, 2018

Please reload

Archivo